CD Tenerife 1 – Real Oviedo 0

El CD Tenerife dio un nuevo golpe sobre la mesa este domingo, tal y como hizo en Cádiz hace una semana y logró una nueva victoria ante un rival directo por el play off, Real Oviedo, al que derrotó con mucho sufrimiento gracias a un tanto de penalti tras el primer cuarto de hora de Aitor Sanz.

De esta manera los isleños ya son terceros en la general, superando al Cádiz y queda a seis puntos del Girona, segundo clasificado y con cinco de ventaja sobre el Huesca, séptimo, dando un paso de gigante en un choque en absoluto brillante de los de Martí, pero de aspirante a Primera División y sufriendo durante los 94 minutos que duró el partido, ante 17.353 espectadores en las gradas, que celebraron el triunfo como el de un mismo ascenso.

Carlos Ruiz regresó a la titularidad, en el centro de la defensa, para sustituir al sancionado Germán, tal y como José Luis Martí ya había confirmado, mientras que la vacante, también sancionado, de Aarón, fue para el japonés Gaku Shibasaki en el que Martí confía mucho aunque no está para disputar 90 minutos ha ganado tono físico y decidió incluirlo de entrada, mientras Suso, un partido más, esperaba en el banquillo; Omar siguió en la derecha.

Por su parte Fernando Hierro apostó finalmente por reforzar también el centro del campo e igualar a efectivos con el Tenerife. David Rocha se ubicó por la derecha, desplazando a la mediapunta a Susaeta, más cerca de Toché que de su habitual banda.

Los primeros minutos fueron de dominio local, con un Oviedo cómodo esperando en campo propio y con dificultades en los locales de elaborar desde el centro. La presión de Toché y Susaeta impedía sacar el balón con claridad, teniendo que buscar Alberto, casi siempre, el recurso del balón largo a la espalda de la defensa visitante para aprovechar la velocidad de Amath, muy activo.

Fue en una acción aislada, a balón parada, cuando consiguió premio el Tenerife, casi sin merecerlo. Pérez Pallas vio penalti en el área ovetense por presunto agarrón de Erice sobre Alberto (difícil de ver en directo) que Aitor Sanz, asumiendo la responsabilidad, convirtió con suspense, ya que Juan Carlos adivinó su intención y llegó a tocar el balón (1-0, 16’).

Solo tres minutos después pudo empatar el Oviedo, enrabietado. Una falta en la frontal, que reclamaron como penalti por entender que era dentro del área, fue lanzada por Susaeta poniendo a prueba a Dani Hernández, que repelió a córner.

Con el marcador en contra espabilaron los visitantes, aproximándose con descaro a la meta de Dani, provocando saques de esquina mientras su equipo sufría. El propio Susaeta (27’) se sacó un zurdazo de la nada que buscaba el palo del cancerbero, atento de nuevo para desviar el esférico. El 7 carbayón traía en jaque a la defensa tinerfeñista, y Shibasaki ya había cambiado de banda con Omar a esas alturas.

Supo sin embargo desde entonces parar el Tenerife la ofensiva visitante equilibrándose la pelea en el medio, sin opciones para ningún bando y pasando los minutos para satisfacción tinerfeñista…aunque Lucas Torró, en posición reglamentaria, puso el susto en el cuerpo con un remate de cabeza que Dani, de nuevo imperial, desvió a córner salvando el empate.

Martí no esperó para hacer modificaciones en la segunda mitad, dejando en vestuarios a Omar Perdomo, sin brillo, para que jugara ‘Choco’ Lozano. Esto desplazó a Amath a la izquierda, como en el final del partido de Cádiz, y Shibasaki siguió en la derecha. El japonés disparó muy alto, sin peligro, nada más empezar la segunda mitad.

Aunque no hubo jugadas de especial peligro el empate rondó a los 56 minutos en un remate que Carlos Ruiz, con su cabeza, desvió. Metió Hierro a Saúl Berjón en el partido para dar más mordiente ofensiva en lugar de Nando. Aumentó la carga todavía más el preparador visitante con Linares en lugar de Rocha, y respondió Martí refrescando el medio con Rachid por Vitolo (67’).

El encuentro se afeó y Dani Hernández estuvo ágil para rechazar dos balones más con peligro, convirtiéndose en uno de los destacados. Shibasaki completó 74 minutos antes de ser reemplazado por Suso Santana, que ocupó su hábitat natural.

Rondó el Oviedo el empate, más por empuje que por elaboración. Hierro dio entrada a Michu para intentarlo en el tramo final (85’), agónico para el Tenerife. Resistieron los blanquiazules el acoso visitante, logrando una victoria fundamental, importantísima, en un encuentro en el que no fue mejor que el rival, pero que esta vez sí, supo ganar con otras virtudes, propias de equipos candidatos.

FICHA TÉCNICA

CD Tenerife: Dani Hernández; Raúl Cámara, Jorge, Carlos Ruiz, Camille; Vitolo (Rachid, 67’), Alberto; Omar Perdomo (Lozano, 46’), Aitor Sanz, Gaku Shibasaki (Suso, 74’); Amath.

Entrenador: José Luis Martí.

Real Oviedo: Juan Carlos; José Fernández (Michu, 85’), Verdés, David Costas, Christian Fernández; Lucas Torró, Jon Erice; Susaeta, David Rocha (Linares, 65’), Nando (Saúl Berjón, 57’); Toché.

Entrenador: Fernando Hierro.

Goles: 1-0 Aitor Sanz (16’).

Árbitro: David Pérez Pallas (comité gallego). Asistido en las bandas por Mateo Montañés y Díaz González. Amonestó a los locales Lozano (65’), Carlos Ruiz (82’), y Alberto (84’);  y a los visitantes David Costas (26’), Héctor Verdés (60’), Juan Carlos (65’), Toché (72’), Lucas Torró (76’) y Erice (87’).

Incidencias: Partido correspondiente a la 32ª jornada de la Liga 1|2|3|disputado en el Heliodoro Rodríguez López, ante 17.353 espectadores. El Tenerife vistió con pantalón azul y camiseta blanca. El Oviedo lo hizo de negro. Se guardó un minuto de silencio en memoria del exjugador del CD Tenerife Francisco García Martín; los jugadores locales lucieron un crespón negro en sus camisetas.

Aleix Valero (Santa Cruz de Tenerife) | Deporpress

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *