Rayo Vallecano 1 – CD Tenerife 1

El CD Tenerife logró un punto este sábado en su visita al Rayo Vallecano al firmar tablas (1-1) en un choque característico de Segunda División, de pelea, pocos espacios, balones divididos y tensión en sus 95 minutos.

Punto positivo pues para los blanquiazules, que a pesar de adelantarse al segundo minuto de juego, sufrió al final para mantener el empate, justo tras lo sucedido sobre el césped de Vallecas, y que mantiene a los tinerfeños en tercera posición, justo antes de recibir al segundo, Girona.

Optó José Luis Martí por devolverle la titularidad a Aarón Ñíguez después de cumplir partido de sanción ante el Real Oviedo, sustituyendo al japonés Gaku Shibasaki. Pero no ocurrió lo mismo con Germán, que ocupó plaza en el banquillo, mientras que Carlos Ruiz siguió en el once, al lado de Jorge. La segunda novedad en la alineación inicial fue el regreso tras tres jornadas suplente de Suso Santana a la banda derecha.

Des el pitido inicial el Tenerife se adueñó de la posesión aprovechando las facilidades entre líneas de los locales. Aarón y Suso pronto combinaron para un balón suelto que le cayó a Aitor Sanz, a los 16 segundos, para que disparara desde la frontal, pero muy alto.

A la segunda no perdonó Amath, que aprovechó un pase filtrado de Aarón para encarar a Gazzaniga y batirle de tiro cruzado ajustado al palo (0-1, 2’). No podía empezar mejor el choque para los de Martí.

Incluso pudo ampliar la ventaja el propio Amath, que superó picando el balón de nuevo ante el arquero local, pero el gol fue bien anulado por fuera de juego del senegalés.

La presión alta del Tenerife causaba estragos en la salida de los rayistas. Así Aarón robó en zona peligrosa un balón (18’) y encaró dentro del área a Zé Castro, que en su intento por quitarle el esférico al mediapunta, tocó al tinerfeñista que pidió penalti; contacto existió, aunque es complicado determinar si suficiente para penalti. En cualquier caso los visitantes seguían asustando.

Cuando mejor estaba el Tenerife llegó el empate. Dudaron entre Camille y Suso en un envío cruzado y el capitán, sin querer, al despejar asistió a Embarba dentro del área que cruzó un disparo fuerte al que no pudo llegar Dani Hernández (1-1, 22’).

Con el empate el Rayo mejoró, ganó en confianza y no le costó tanto salir de la presión isleña, aunque el partido estaba abierto, con llegadas cerca de ambas áreas, bonito, aunque con Amath demasiado solo en el ataque.

Jordi Gómez y Beltrán amasaron la pelota, convirtiendo a su equipo en dominador de la posesión, tal y como se siente más cómodo, mientras el Tenerife invitaba al rival a cometer algún error para explotar una velocidad que parecía perdida.

Sin la pelota los de Martí no podían tomarse un respiro, estando a merced de algún fallo del Rayo, que no llegaba al encarar la recta final de una primera mitad que finalizó con unas tablas justas y sin la sensación de que a ambos conjuntos les separen tantos puntos en la clasificación.

Empeoró el guion en la segunda parte con un Rayo más fino, decidido a por el partido y con mejor circulación de balón.

La presión blanquiazul llegaba casi siempre tarde y los locales conseguían mover el balón de un lado a otro, agotando a los tinerfeñistas, aferrados a enganchar alguna contra con Amath, desesperado en la ofensiva, sin que sus compañeros si quiera pudieran buscarle en largo.

Suso no desbordaba, Aitor Sanz recibía siempre de espaldas, y Aarón era el único que intentaba aportar criterio bajando el balón, pero tardó el Tenerife diez minutos en sacudirse la presión rayista…y mientras Shibasaki y Cristo, por ejemplo, en el banquillo.

Arrancó sin embargo Suso un par de saques de esquina para intentarlo en jugada a balón parado. Prefirió Martí ubicar a Haythem Jouini (59’) como referente ofensivo sustituyendo al capitán, y desplazando a Amath a la izquierda (desde ahí dio el triunfo el senegalés en Cádiz), y a Aarón a la derecha.

En estos minutos volvió a mejorar la presión visitante, y Amath pudo encarar a la defensa (64’) pero se escoró en demasía a su izquierda, disparando cruzado ante Gazzaniga, que atrapó sin problemas.

Replicó Míchel con un doble cambio de refresco (66’) dando entrada a Manucho para acompañar a Javi Guerra y Raúl Baena para refrescar el centro del campo en lugar de Trashorras.

Amath quiso batir con una vaselina al portero local, pero sacó Dorado un balón que no parecía ir por dentro (68’). Rachid suplió a Vitolo (75’) que se vació un partido más y parece jugar con tres pulmones.

Esta segunda mitad, salvo los latigazos del delantero tinerfeñista, fue un tedio en lo futbolístico, con la lógica tensión del resultado final, con continuas interrupciones y escasas llegadas, aunque Javi Guerra (80’) tras rebotarle de casualidad un balón, casi sorprende, sin querer, a Dani Hernández.

Shibasaki entró a falta de diez minutos en lugar de un fatigado Aarón, y de nuevo Amath pudo adelantar s los insulares al golpear como llegaba un centro desde la izquierda de Camille (83’), que se marchó alto.

Un centro que no encontró rematador  (91’) y un disparo cruzado ajustado al palo derecho de Dani (92’) de Embarba hizo sufrir al final al Tenerife que dio por bueno el punto sumado ante un rival en clara línea ascendente, y que de seguir así no debería tener problemas para mantener la categoría.

FICHA TÉCNICA

Rayo Vallecano: Gazzaniga; Galán, Zé Castro, Dorado, Álex Moreno (Razvan Rat, 83’);  Jordi Gómez, Fran Beltrán; Embarba, Trashorras (Raúl Baena, 66’), Santi Comesaña (Manucho, 66’); Javi Guerra

Entrenador: Míchel.

CD Tenerife: Dani Hernández; Raúl Cámara, Jorge, Carlos Ruiz, Camille; Vitolo (Rachid, 75’), Alberto; Suso (Jouini, 59’),  Aitor Sanz, Aarón (Shibasaki, 80’); Amath.

Entrenador: José Luis Martí.

Goles: 0-1 Amath (2’). 1-1 Embarba (22’).

Árbitro: Rubén Eiriz Mata (comité gallego). Asistido en las bandas por Vázquez Alvite y Sánchez Rojo. Amonestó a los locales Embarba (49’), Manucho (76’), Razvan Rat (85’);  y al visitante Alberto (79’).

Incidencias: Partido correspondiente a la 33ª jornada de la Liga 1|2|3|disputado en Vallecas, ante 9.374 espectadores. El Tenerife vistió con pantalón negro y camiseta rosa. El Rayo lo hizo con pantalón blanco y camiseta blanca con una franja diagonal roja.

Fuente: Aleix Valero | Deporpress

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *